Esta semana os traigo unas alitas de pollo crujientes, riquísimas!!! Para chuparse los dedos. Las alitas de pollo ya de por sí son muy jugosas y si las preparamos fritas y con especias el resultado es genial, quedan muy ricas.

Me encantan las alitas de pollo y de vez en cuando en casa nos damos el capricho, también me gustan las que hacen en  KFC, son típicas sus alitas y el pollo por su rebozado crujiente y con mucho sabor, tengo que decir que me encantan y no hace mucho que las descubrí.  No suelo ir a comer a estos sitios,  pero estando en confinamiento de vez en cuando pedíamos para que nos trajeran a casa para cenar alguna cosa y como tenía ganas de probarlas, pedí las famosas alitas y pechugas de pollo rebozado y que decir que me encantó, será comida basura pero están de vicio, ya de por si la comida rebozada me encanta, no la hago mucho por no abusar.





Como me gustaron tanto empecé a buscar por la redes como hacerlas, la receta que encuentro es la misma, pero tengo que decir que no salen igual, quedan muy buenas pero les falta ese punto que las hace tan especial de este sitio. Eso sí seguro que hechas en casa son mas “saludables” .

Os animo a prepararlas y a disfrutar de unas ricas alitas de pollo crujientes.





Se puede poner más cantidad de especias, o poner un poco más de la que os guste. Tenéis que ir probando y darle el toque que a vosotr@s os guste.


Ingredientes:
  • 1 kilo de alitas de pollo
  • 500 gr. de harina
  • 3 cda. Pimentón dulce
  • 1 cda. Pimentón picante
  • 1 cda. Curry
  • 1 cda. Tomillo en polvo
  • 1 cda. Orégano 
  • 1 cda. Estragón
  • 1 cda. Ajo en polvo
  • 1 cucharadita de pimienta
  • Agua o un poco de leche
  • Sal
  • Aceite


Preparación:

Para hacer las alitas de pollo crujientes lo primero hay que preparar la harina con las especias. Ponemos un bol, añadimos todas las especias y una cucharadita de sal. Lo mezclamos todo bien. Una vez tenemos mezclada la harina, cogeremos la mitad, la pondremos en otro bol y la reservamos.



Cogemos un bol con la mitad de harina y especias e iremos añadiendo leche o agua o mitad de cada como hice yo, necesitaremos unos 500 ml. de líquido, puede variar según la harina. Iremos mezclando la masa con el líquido poco a poco hasta que nos quede como una crema.

Una vez tenemos la masa lista y bien mezclada añadimos las alitas de pollo, tapamos el bol con film transparente y lo metemos en la nevera un mínimo de 4 horas o se puede preparar de un día para otro, queda aún mejor.





Una vez han estado reposando en la masa, pasamos a freír las alitas de pollo. Pondremos una sartén con abundante aceite de oliva suave o de girasol, si tenéis freidora quedarán muy bien.

Tendremos el bol donde pusimos la mitad de la harina con las especias. Con ayuda de un tenedor sacamos una alita, sin escurrirla la pasamos al bol donde tenemos la harina, con ayuda de una cuchara cubrimos las alitas de harina, con mucho cuidado cogemos las alitas y las vamos pasando a la sartén.
Es importante que se quede el pollo rebozado en la masa y luego en la harina esto formará una capa crujiente.
Tendremos el fuego a temperatura alta sin que llegue a quemarse, queremos que se doren las alitas y que se hagan por dentro, así que tendremos que ir bajando el fuego un poco para que se vayan haciendo por dentro.
Las iremos sacando y las pondremos en un plato con papel de cocina para que absorba el aceite.



Y ya las tenemos listas para comer!!! Las comeremos enseguida  bien calientes, si las dejamos enfriar el crujiente del rebozado pierde mucho. Podemos acompañar el pollo de alguna salsa que os guste y de unas patatas fritas.

Un plato ideal para disfrutar con la familia en casa.





Espero que os gusten y las probéis.


Montse
 

Alitas de pollo crujientes
Etiquetado en:    

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.