Hoy os traigo unos calçots al horno con salsa romesco. Estamos en época de calçots, yo por esta época nos juntamos la familia y hacemos una calçotada. Se hacen  a la brasa que es lo típico, pero las circunstancias no nos dejan salir de una comarca a otra y como yo no puedo hacerlos a la leña, me tengo que conformar con hacerlos al horno. Están buenos también.

Los calçots es un plato típico de Cataluña, su origen viene de la zona de Valls en  (Tarragona). Aunque ya está extendido como otros muchos platos. El calçot es una cebolla blanca alargada, se cultiva de una manera especial para que quede así. Se consume entre noviembre hasta abril.

Si no habéis ido a una calçotada, cuando se pueda tenéis que ir, es muy divertido, además también se prepara carne a la brasa y lo que no puede faltar la típica salsa romesco y el babero que es lo más divertido.

La salsa romesco que acompaña los calçots, es una salsa basada en tomate y ajos asados al horno y unas ñoras que se dejan en remojo toda la noche para poder sacar la carne con facilidad. Esta salsa tiene muchas variantes, hay quien le pone pan tostado, otros no, frutos secos, se puede hacer un poco picante, con más vinagre…..

La salsa romesco se puede hacer a tu gusto, además se puede utilizar con carnes, pescados y verduras, acompaña muy bien. Si puedes preparar un día antes la salsa aún estará más buena.

Ingredientes:

  • 1 manojo de calçots
  • 1 cabeza de ajos
  • 3 tomates
  • 2 ñoras
  • 2-3 rodajas de pan del día anterior
  • 15 almendras
  • 15 avellanas
  • 1 vaso de aceite de oliva
  • 1/2 vaso de vinagre
  • Sal

Preparación:

El día anterior pondremos las ñoras en una fuente cubiertas de agua. Si no puede ser por lo menos tiene que estar entre 5-6 horas.

Encendemos el horno a 200ºC. Ponemos en una bandeja los tomates donde les haremos un corte en cruz en la parte de arriba, la cabeza de ajos, las avellanas y las almendras si son crudas y las rodajas de pan. Los frutos secos y el pan lo sacaremos cuando estén tostados con cuidado no se quemen.

El resto lo dejamos hasta que estén los tomates y la cabeza de ajos asados, unos 15 minutos dependiendo del horno.

Sacamos las ñoras del agua, las abrimos y con ayuda de una cuchara o un cuchillo iremos sacando la carne raspando la piel con cuidado.

Por otro lado limpiamos los calçots. Cortamos la parte mas verde la raíz y las puntas, iremos quitando las capas externas . Los lavamos bien que no tengan tierra y los vamos poniendo en una bandeja de horno. Los rociamos con un poco de aceite, metemos al horno a 200ºC en el centro del horno unos 15-20 minutos, vigilando no se quemen.

Sacamos del horno los calçots y todo los ingredientes para hacer la salsa. En un robot o un vaso para donde luego poder triturar todo, iremos poniendo los tomates que habremos quitado la piel y el centro si está duro, sacamos los ajos de la piel y lo vamos añadiendo todo al robot, ponemos los frutos secos tostados, la carne de la ñora, el aceite y el vinagre que pondremos la mitad, las rodajas de pan tostado y un poco de sal. El resto del aceite lo iremos añadiendo cuando lo vayamos triturando poco a poco, según veamos como nos queda la salsa si nos gusta muy espesa lo dejamos tal cual, si la queremos más ligera iremos añadiendo más aceite, con el vinagre igual, lo probamos y pondremos más si vemos que le hace falta.

Trituramos hasta conseguir una crema lo mas suave y sin grumos posible. Ha de quedar una salsa cremosa y que se pueda mojar bien el calçot.

Cuando estén los calçots serviremos con la salsa. Y a disfrutar de unos calçots al horno.

Os animáis a prepararlos en casa?? Seguro que os van a gustar y vais a disfrutar mucho aunque no sea una verdadera calçotada.

Montse

Calçots al horno con salsa romesco
Etiquetado en:        

4 pensamientos en “Calçots al horno con salsa romesco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.