Hoy os proponga un clásico, una tarta de queso y limón. Muchas son las tartas que podemos hacer pero la de siempre y la más sencilla es esta que os traigo, además está riquísima. 

Me encantan las tartas de queso, me gusta probar todas y es que todas me gustan, pero esta de queso y limón es tan  fresca, es una combinación perfecta, además es una receta express, teniendo los ingredientes la podemos preparar en un momento, aunque necesita un tiempo de reposo para que quede la masa fría y con consistencia.  Además de un día para otro esta tarta está mucho más buena.

El limón es un excelente alimento, tiene muchas propiedades y va muy bien con muchos postres, la mayoría de ellos lleva algún cítrico como el limón o la naranja, pero el limón es que va con todo.

Esta tarta de queso y limón es un excelente postre que podemos acompañar con mermeladas o salsas de frutas como la de arándanos, frutas el bosque, fresas….. Además vamos a quedar muy bien en una comida de fiesta con amigos o familia.

Esta tarta de queso y limón es ideal para celiacos, no lleva harina, el espesante que lleva es harina de maíz tipo ( Maizena ).

Espero que la probéis y os guste.

Ingredientes:

  • 4 huevos
  • 125 gr. de azúcar
  • 125 gr. de yogur natural o de limón
  • 1 limón, ralladura y zumo
  • 300 gr. de queso de untar
  • 75 gr. de harina de maíz ( Maizena)
  • Azúcar glas

Preparación:

Para hacer la tarta de queso y limón lo primero encenderemos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo. 

Pondremos en un bol los huevos y el azúcar, con una varillas eléctricas o manuales batimos bien. Seguido añadimos el queso, el yogur, la ralladura de limón y el zumo de limón unas 2-3 cucharadas o si te gusta con buen sabor a limón añades más zumo. Mezclamos todo.

Con un colador tamizamos la harina de maíz, mezclamos hasta que nos quede bien  integrada.

Preparamos un molde desmontable de 22cm. lo untamos de mantequilla y forramos la base con papel vegetal o espolvoreamos con harina. Incorporamos toda la masa de la tarta al molde. Metemos al horno, la pondremos en el centro del horno y la dejaremos unos 40 minutos o hasta que la tarta esté lista.  Pasado unos 30-40 minutos pincharemos con un palillo en el centro de la tarta, si sale seco estará lista si no la dejamos más tiempo.
Si veis que se dora mucho la tarta por encima y por dentro aún no está hecha, para que no se queme pondremos una hoja de papel de aluminio, así tapamos la superficie y se sigue cocinando por dentro y no se nos quema por fuera.

Una vez está la tarta lista la sacamos del horno, la dejamos enfriar. Sacamos del molde y la metemos en la nevera hasta que esté bien fría.

Una vez esté fría la sacamos y la ponemos en una fuente de servir.

Espolvoreamos la tarta con azúcar glas o con alguna salsa de frutas.

Un saludo

Montse

Tarta de queso y limón
Etiquetado en:                    

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.